Noticias
Atrás

La Mancomunidad se marca como objetivo el 70% de recogida selectiva para el 2030

La Junta General de la Mancomunidad aprobó en la sesión celebrada el 22 de julio el plan denominado “Objetivo 70% Helmuga”, cuyo fin es aumentar anualmente en 520 toneladas los residuos recogidos selectivamente hasta llegar a las 22.000 toneladas en 2030.

23·07·2020


La Mancomunidad se marca como objetivo el 70% de recogida selectiva para el 2030

  • La Junta General de la Mancomunidad aprobó en la sesión celebrada el 22 de julio el plan denominado “Objetivo 70% Helmuga”, cuyo fin es aumentar anualmente en 520 toneladas los residuos recogidos selectivamente hasta llegar a las 22.000 toneladas en 2030.
  • Los ámbitos principales de actuación serán los domicilios que a día de hoy no reciclan, las sociedades gastronómicas, los comercios, la hostelería y los polígonos industriales.

 

La Mancomunidad de Debabarrena ha fijado como objetivo estratégico aumentar la recogida selectiva de residuos al 70% para el año 2030, lo que significaría incrementar anualmente en 520 toneladas los residuos recogidos selectivamente hasta llegar a las 22.000 toneladas en 2030.

La directiva europea de residuos 2018/851 y el anteproyecto de ley de residuos, en tramitación en el Congreso de Diputados, establecen un objetivo del 60% de recogida selectiva para el 2030, pero la Junta General de la Mancomunidad ha aprobado un objetivo más ambicioso hasta llegar al 70% de recogida selectiva, visto que ya se ha alcanzado el objetivo de superar el 50% de recogida selectiva para el 2020.

Para llegar al 70% de recogida selectiva, la Mancomunidad establece tres grandes ámbitos de actuación: la ciudadanía que a día de hoy no separa sus residuos en sus domicilios, las sociedades, comercios y hostelería y, por último, el ámbito industrial.

De las 14.327 toneladas de residuos recogidos en masa en 2019, que en consecuencia no se pudieron reciclar, la mayoría (11.107 toneladas) se recogieron en los contenedores grises situados en la calle. La Mancomunidad reconoce que “esto supone que tenemos un gran margen de mejora en los sectores que depositan sus residuos en zonas urbanas.”

 

Las claves: la ciudadanía, los comercios y el sector industrial

En cuanto a la ciudadanía que no separa los residuos en sus domicilios, La Mancomunidad quiere seguir insistiendo en la necesidad de su implicación. El mensaje a transmitir es claro: “un pequeño cambio en los hábitos personales o familiares diarios significa una mejora ambiental que beneficia a la comunidad y al planeta.” Para ello se realizarán distintas campañas con destinatarios muy concretos y con un objetivo muy claro: evitar el depósito anual de  520 toneladas de rechazo, y  aumentar el reciclaje de residuos.

Otro ámbito de actuación para la consecución del objetivo marcado para 2030 es el de la hostelería y el comercio. En 2020 se realizarán dos campañas dirigidas a la hostelería: una sobre el vidrio en Deba, Mutriku y Elgoibar, y otra sobre la fracción orgánica en toda la comarca. El objetivo de esta última es que los establecimientos que generan gran cantidad de residuo orgánico (principalmente restaurantes y bares con pinchos) separen el orgánico. Para ello, la mancomunidad se pondrá en contacto con los establecimientos para escuchar sus necesidades y ofrecer los medios necesarios, con el fin de que reciclen el residuo orgánico.

Respecto a las sociedades gastronómicas, se realizarán visitas y charlas informativas para aumentar el grado de implicación de estas entidades populares.

En el comercio, el fin es “fortalecer la recogida de papel y cartón, sobre todo en los municipios donde la implicación es inferior. Se quiere recordar a los comerciantes que la Mancomunidad ofrece un servicio gratuito de recogida de cartón en las zonas donde hay más comercios. “

Por último, la mancomunidad insiste que en el sector de la industria también hay “un gran margen de mejora”. En los polígonos industriales de Debabarrena se recogen 2.100 toneladas de residuos mezclados. La mancomunidad recuerda que “esta recogida va dirigida a residuos urbanos y no es para los residuos que se generan en la actividad industrial.” Los residuos industriales deben ser gestionados por gestores autorizados. Hoy en día hay un servicio de recogida selectiva de papel-cartón y madera, “pero se quiere mejorar dicha recogida.”

 

Mejorar la recogida selectiva es ahorrar económicamente

Una mejora en la recogida selectiva, además de una buena noticia para el medio ambiente supone un ahorro importante de los gastos de la Mancomunidad. Subraya que “cada tonelada de rechazo que reciclamos en el orgánico supone un ahorro de 45 euros. En el caso del vidrio y del papel-cartón supone un ahorro de 181 euros por tonelada, y en los envases, además de ahorrar dichas cantidades, supone un ingreso.” En caso de obtener extraer 522 toneladas del contenedor gris y conseguir su reciclaje en los demás contenedores, supondría un ahorro de 93.000 euros anuales. Dichos ingresos se podrían utilizar para mejorar el servicio que ofrece la Mancomunidad.

La Mancomunidad Debabarrena afirma que “estos objetivos, a la vez que ambiciosos, son conseguibles, y estamos trabajando para alcanzarlos con la implicación de todos los sectores de la comarca”.